Friday, March 19, 2010

19032010


Si hubiera sido lo suficientemente lista como para haber evitado estudiar el Bachillerato de Humanidades, habría optado por el Bachillerato Científico-Tecnológico (o como demonios se llame).

Si hubiera sido lo suficientemente avezada por haber optado por el Bachillerato Científico-Tecnológico, ahora mismo no estaría en Sevilla y estaría en otro lugar (seguro que hay una realidad paralela en la que no me frustró suspender el tercer trimestre de las matemáticas de 4º de la E.S.O. por ser una gandula y no tomar apuntes y mirar por la ventana en la que los guiris japoneses visitaban la parte antigua de Trujillo).

Si hubiera sido lo suficientemente aplicada para no haber suspendido aquel examen de matemáticas acerca de los límites y los sistemas de coordenadas y demás sandeces de matemáticas aplicadas y feas, habría optado por estudiar el Bachillerato Científico-Tecnológico.

Si hubiera sido lo suficientemente vanidosa para no temer al Bachillerato Científico-Tecnológico, ahora mismo estaría en algún otro lugar de España y no estudiando la Licenciatura Conjunta en Traducción e Interpretación y Humanidades en Sevilla.

Si hubiera sido lo suficientemente inteligente para no haber optado por la Traducción y las Humanidades, ahora mismo estaría estudiando Física en algún lugar maravilloso, con la pretensión de descubrir qué y para qué sirve (realmente) la materia oscura, estaría trabajando en la Teoría de Cuerdas y sería una nerd asquerosa con gafas de pasta (que necesitaría de verdad, y no como los modernos esos) que se vestiría como Steve Urkel y sería feliz pensando en el cosmos y demás chorradas. Tendría un póster de Einstein sacándome la lengua en la pared, una súper calculadora científica que haría calculos astrofísicos de 10 millones de dígitos, sabría qué significa exactamente ser un marginado social por ser más listo que la media, comprendería el 100% de las bromas de Sheldon Cooper (ahora solo comprendo a la perfección el 75%) y no tendría vida social.

Peeeeeeeeeeero no siempre se toman las decisiones más acertadas, al menos si damos una visión retrospectiva a la serie de acontecimientos que nos han traído hasta el momento que nos encontramos viviendo (sí, muy profundo, como muy de psicoanálisis jajaja). No obstante, la traducción no está tan mal (ni tan bien, seamos sinceros), a pesar de que no vaya a poder dedicarme a la rama de traducir literatura (ñañañaña ! ojalá pudiera !), pero bueno, como cuando acabe el año que viene mis dos flamantes licenciaturas, haré un grado y luego un máster (sí, flipo un montón y tengo una locura sin límites), seré feliz.

P.D.I: Pertenezco a la Junta de Facultad porque fui lo suficientemente vaga (creo que esto ya comienza a ser un problema) como para presentarme a Delegada... ¡Qué importante me siento!

P.S.II: Me voy a Cracovia el año que viene (es mentira, aún no lo he decidido).

4 comments:

tipy said...

hahahahahhahaahhahahahaahhahahahahaahahahahhaahahahahahahahahahahahahahahahahahaha
It's all I can say...

manolito said...

Jajaja, deja de ver Lost :PPP

A mi me pasa lo contrario, soy de ciencias puras y ya ves Psicopedagogo.

Cracovia??? que frio no?? ¿No hay erasmus en Zanzibar o algo así?

Alicia said...

Te digo lo mismo. Física, química y matemáticas hasta segundo de bachiller, y al final estoy haciendo Traducción e Interpretación e intentando acabar el grado profesional de piano. Nada más lejos de lo que todos pensaban que haría y quizá no sea una carrera muy valorada, pero yo la encuentro apasionante, y si pudiera volver atrás no cambiaría mi decisión.

Además, la parte que más me gustaba de física (la física cuántica) la dimos por encima porque no nos dio tiempo y nos pasamos todo el curso con campos eléctricos. ¬¬ Bueno, supongo que si piensas en el profesor que daba la asignatura no hace falta que te diga nada más. :D Creo que por eso fui por matemáticas a selectividad.

Así que quizá el bachiller de ciencias no hubiese cambiado tanto las cosas, ¿no crees? :)

Oihane said...

he visto por ahí el título de tu blog y me he metido sin pensarlo, hoy x hoy, esa sería mi profesión: hedonista de veintitantos.

No te desmoralices, mi teoría es q sólo los conformistas satisfechos están 100% felices con lo que hacen. Estudio ingeniería (compredo todas las bromas de sheldom cooper, jjj), pero no hay día en el que no desee retrasar el tiempo para poder cambiar esa decisión que ha marcado mi vida. El problema es que me gustan tantas cosas, que 5 años después aún no tengo claro qué debería haber estudiado!

Loved by...

About me

My photo
Elle est enchantée quand elle voit lui...
Licencia Creative Commons
Hedonista de veintitantos por Ana Ávila se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.